Qfwfq estuvo allí

El Universo, a lápiz

El equipo

Posted by Qfwfq en 20 febrero 2009

Qfwfq somos mi telescopio y yo. Juntos recolectamos tanta luz llegada de remotos lugares como dan abasto mis ojos. Pasamos noches al raso, unas veces solos, otras rodeados de otros recolectores. Nos gusta estar en los sitios donde hay gente con suficiente curiosidad para asomarse al Universo, dejarles sorprenderse e intentar explicarles que es lo que están viendo.

teles2El telescopio

En esta ocasión os voy a presentar al telescopio; es un reflector newtoniano de 250 mm de apertura y 1250 mm de longitud focal, sobre montura tipo Dobson, comercial, Meade Lightbridge 10. Es un buen telescopio. Con el paso del tiempo le he ido haciendo cambios e incorporando accesorios que le han ido convirtiendo en mi telescopio. Tal y como sale de la caja, es un newtoniano de estructura de barras fabricado por Guan Sheng Optical (más conocido como GSO) en Taiwan, y distribuido por la marca norteamericana Meade. La óptica es buena, el diseño es sólido y bien pensado, pero admite algunas correcciones y mejoras que recomiendo a los que tienen un telescopio de este tipo.

1. Espejo primario.

En primer lugar, hay que comprobar que la marca del centro del espejo primario está realmente en el centro del espejo. Algunos vienen mal marcados; en el mío estaba desplazada casi 3 mm, suficiente para no conseguir una correcta colimación en un telescopio de focal rápida (f<5). Para ello, se necesita  sacar el espejo de su celda, con cuidado de no ponerle los dedos encima ni dejarlo caer, pesa bastante. La manera más fácil de hacerlo en este modelo es, con la sección superior y las barras del tubo desmontadas, soltar los tres clips negros de goma que sujetan al espejo en la celda. Cada uno lleva dos tornillos. Hay que tener cuidado con las herramientas, a veces parece que el espejo las atraiga en su caída. Para estar más seguro, es recomendable atárselas a la muñeca. Si el telescopio es de tubo cerrado, habrá que desmontar la celda del espejo y sacarlo por detrás, con cuidado no se caiga el telescopio al quedar desequilibrado.

Se coloca el espejo con su cara plana hacia abajo sobre un papel suficientemente grande y, usándolo de plantilla, se traza un círculo bien ajustado del mismo tamaño que el espejo. Se recorta con cuidado, se dobla por la mitad, y luego de nuevo por la mitad; debe quedar un cuarto de círculo. Se hace un pequeño (muy pequeño)  recorte en el pico en el que está el centro del círculo y se despliega. Se coloca sobre el espejo con cuidado y se marca el centro a través de ese agujero con un rotulador permanente, sujetándolo totalmente vertical. Puede ser que el recorte no sea tan perfecto como parece; se puede comprobar girando la plantilla 90º o dándole la vuelta y repitiendo la operación: ¿cae la marca en el mismo sitio?. Si no es así, habrá que hacer una nueva plantilla.

En esta maniobra es deseable tener cuanta más precisión, mejor, pero tampoco hay que pasarse. Seguramente, el centro geométrico del espejo no coincida exactamente con el vértice del paraboloide tallado en él, que es lo que realmente se debería marcar. Yo no conozco ningún método asequible de localizar el vértice, pero si alguien lo sabe estaré encantado de escucharle.

No hay que preocuparse por marcar en el centro del espejo, es un punto ciego que queda a la sombra del secundario. Si la marca queda en el centro de la arandela que trae de fábrica, felicidades, no hay que tocar nada. Si no es así, se despega (yo lo hice con cuidado y con la uña) y se pega (si está reutilizable) en el lugar correcto. Si se estropeó al despegarla, se puede emplear un refuerzo de los que se usan en las carpetas de anillas, a la venta en cualquier papelería.

Ahora, hay que volver a colocar el espejo primario en su sitio. Los clips no deben quedar apretados, debe poder pasarse un naipe o una tarjeta de visita entre el clip y la superficie del espejo. Posiblemente viniesen apretados a tope de fábrica, pero la función de estos clips es evitar que el espejo se caiga, no sujetarlo firmemente contra la celda. Un exceso de apriete de estos clips puede provocar aberraciones por astigmatismo en la imagen obtenida. Conviene asegurar los tornillos con una gota de pegamento de cianoclirato o esmalte de uñas, para evitar que se puedan aflojar con las vibraciones del coche en los desplazamientos.

No se si en los nuevos modelos se ha resuelto, pero en los antiguos los muelles de los tornillos de ajuste del espejo primario eran muy escasos y se deformaban demasiado con el peso de este. Yo cambié los míos por otros más robustos, junto con unos tornillos nuevos más fáciles de manipular a mano de Bob Knobs. Si se cambian los muelles se puede prescindir de los tornillos de apriete del espejo, que de cualquier manera dicen los expertos que no están colocados en la posición correcta. La verdad es que si se tocan alteran la colimación, y eso no debería ser así. Yo aproveché uno de ellos para colgar algo de contrapeso en la parte de atrás del tubo, y los otros los dejé asomando mucho, para que hagan de patitas cuando apoyo el tubo en el suelo.

2. Espejo secundario

Es muy recomendable cambiar los tornillos de ajuste por unos que se puedan apretar y aflojar a mano. se evita así el peligro de que caiga una herramienta en el interior del tubo, y también tener que cargar con ella al campo. Los de Bob Knobs están bien y son baratos. Si se hace este cambio, funcionará aún mejor si se redondea o afila algo la punta del tornillo, de modo que el extremo no sea plano.

Todo lo que sea facilitar la maniobra de colimación es tiempo bien invertido. Los telescopios tipo Newton, y más si son de estructura de barras, necesitan colimarse en cada sesión de observación, incluso si no se han movido del sitio. Que nadie se asuste por esto: colimar bien un telescopio es muy fácil. En un próximo artículo contaré cual es el método que yo empleo.

En mi telescopio no podía llevar el secundario suficientemente arriba cuando cambié el enfocador. Lo resolví desmontando las patas de la araña y dándoles la vuelta, con lo que gané algo de recorrido a lo largo del eje para el espejo. Al volver a montarlas, hay que asegurarse de dejar el soporte del secundario bien centrado, ajustando la tensión de cada pata.

3. Buscador

Más pronto que tarde, el buscador de punto rojo que trae se queda corto. Además está en una posición muy incómoda. Yo lo he desplazado a una posición más próxima al enfocador, y lo he complementado con un buscador óptico de 50 mm.

El buscador que puse sería más cómodo quizás si fuese acodado con visión rectificada, pero no permitiría apuntar con los dos ojos abiertos, que es una técnica muy eficaz cuando se le coge el truco.

4. Enfocador

El enfocador que trae el telescopio está muy bien, pero se puede mejorar. Lo he sustituido por uno con doble mando, que incorpora un dial pequeño en la que cada giro equivale a 1/10 de giro del grande, con un recorrido de 1 mm por vuelta. Y es que el enfoque en telescopios de focal rápida es bastante crítico. Además, el nuevo enfocador incorpora un tubo extensible que evita tener que utilizar anillos prolongadores para poder hacer foco con ciertos oculares y accesorios, como ocurre con el ocular que trae el telescopio de serie.teles3

5. Otras mejoras y accesorios

Como apuntaba más arriba, necesité colocar al telescopio algo de contrapeso fijo. Cuando cargaba un ocular pesado en el enfocador y colocaba el telescopio apuntando por debajo de los 45º, cabeceaba, haciendo necesario usar el freno, con lo que se perdía suavidad de maniobra. Hay quien se apaña con un imán pesado (de un altavoz) que va colocando en distintas posturas según las necesidades. En caso de hacerlo, conviene forrarlo con tela o cinta para evitar que raye el tubo. Yo preferí colocar una pesa de 1 kg aprovechando uno de los tornillos inútiles de fijación del primario. Ahora el telescopio va como la seda hasta los 15º, por debajo de ahí se necesitan frenos con oculares pesados.

Quiero sustituir la felpa sobre la que gira el tubo en altura por teflón virgen, como han hecho muchos. El giro en altura del tubo es suave como viene de fábrica, pero es un poco brusco en arrancada. Con teflón y Formica estriada se consigue un tacto “de mantequilla”. Quizás después de hacerlo necesite añadir más peso en la parte trasera del tubo.

También he forrado las barras con aislante térmico del que se usa en instalaciones de calefacción y fontanería. Le quita posibles reflejos molestos a la imagen, evita condensaciones sobre ellos que podrían acabar escurriendo sobre el espejo primario, y ofrecen una buena superficie para agarrar sin que se quede la mano pegada con el frío.

Tengo también un forro con forma de manga de lona negra, para cubrir la sección central del tubo cuando estoy en zonas con mucho polvo (normalmente en las observaciones públicas). Se puede usar también si se sospecha que el calor que desprende el propio cuerpo está provocando turbulencias en la imagen.

Además lo he cableado para poder llevar corriente hasta la parte superior del tubo, y conectar allí unos calentadores antivaho para buscador y ocular. Esto se complementa con un soporte y caja de conexiones para una batería de gel de 12V.

Próximamente voy a colocarle un pequeño atril desmontable con luz, y unas patas ajustables en altura para nivelarlo bien.

Estoy diseñando un buen dibujo para recortar en vinilo adhesivo y pegarlo al tubo. Además de una imagen personalizada, conseguiré tapar todos los agujeritos que han ido quedando en la parte superior con tanto cambio de posición de los buscadores.

Y en un futuro… haré una plataforma ecuatorial.

7 comentarios to “El equipo”

  1. Isod said

    ¿Una plataforma ecuatorial en un Dobson no es poco menos que sacrilegio? Pregunta de un ignorante con Lidlscopio, que nadie se ofenda.😉

  2. Qfwfq said

    Una plataforma ecuatorial es un complemento perfecto para un Dobson. Se inventaron casi a la vez. Le pone seguimiento al telescopio, pero la localización y demás sigue siendo a mano. No se pierde la gracia del Dobson, “plantar y mirar”.

    Y deja de llamar lidlscopio al tuyo, o aclara que es el lidlscopio “caro”, no el ETX70. Tu telescopio es un señor telescopio, la montura no diría yo tanto.

  3. Anndy said

    Qfwfq en realidad te admiro por tanto empeño que le pones a tu telescopio, soy de Guatemala y escribo con frecuencia en Observatorio.info, en realidad yo deseo obtener un Reflector de unas 8 o 10 pulgadas como el que tienes tu, debido a que no tengo experiencia en telescopios ni cuento con tanto dinero, me gustaría que me guiaras en donde puedo obtener los espejos y construirlo o comprar uno que no sea tan caro “con montura dobson”, he escuchado de que el Meade como el que tu tienes o un Celestron son las marcas que tienen buena óptica, de antemano te agradezco por la información que has dado aqui en tu página, estaré esperando tus consejos…

  4. Qfwfq said

    Hola Anndy.

    La verdad es que un telescopio del estilo de este es lo más barato que puedes encontrar con una apertura razonable. Más barato incluso que si comprases los espejos que trae y te lo construyes tú. Construirte tu propio telescopio comienza a ser rentable con aperturas a partir de 35 a 40 cm (16″). Por debajo de esto, siempre es más barato comprar uno “chino”, a no ser que decidas pulir tu mismo el espejo.

    La marca no es realmente importante, ya que todos los fabrican en los mismos sitios de China o Taiwan. Los dobsonianos de Orion, por ejemplo, están muy bien de precio y se ve bien con ellos. También tienes los de Skywatcher, y estos de Meade, por supuesto. La ventaja de uno como este es que lo puedes desmontar para guardarlo en casa o para transportarlo, pero si dispones de sitio suficiente, puedes optar por uno de tubo convencional.

    También puedes recurrir al mercado de segunda mano. En ese caso debes siempre comprobar que el espejo esté libre de rayados o picaduras; todo lo demás tiene arreglo.

  5. Anndy said

    Gracias Qfwfq por tus consejos, intentaré contactarme con los distribuidores para ver si tienen telescopios con las características que me has dado,

    Saludos

  6. esvereva said

    Hola Qfwfq,

    Soy el que ha escrito en observatorio.info, el dia de hoy (28 de Agosto), por el tema del telescopio.

    Primero debo informarte que soy un total neofito tanto en telescopios como el uso de prismáticos (los pocos que usé, fué cuando hice el servicio militar, hace como 20 años).

    Actualmente, cuando el tiempo y el cielo lo permite, y gracias a la ayuda de un programa informático que encontré (stellarium), estoy empezando a adentrarme en éste maravilloso mundo, de la observación del universo.

    El caso es que me gustaría un poco de asesoramiento sobre el posible futuro telescopio que me gustaría tener en mi casa, y en posibles salidas que pueda hacer, para ver con más nitidez ese cielo que tenemos.
    Mi intención, es con el paso del tiempo, poder saber que estoy viendo, sea a través de telescopios o fotografías, que se publican. Sé que esto se consigue con el paso del tiempo, y tener un equipo un poco decente.
    Si no me equivoco, con unos prismáticos, puedo ver bastantes cuerpos celestes, de nuestro sistema solar, aunque también me gustaría poder observar algo “mas lejano”.
    Desconozco el precio de unos prismáticos, aconsejables, y de algún telescopio, pero espero que tus consejos me sirvan de guia, para poder empezar a hacerme una idea.

    Gracias de antemano.

    • Qfwfq said

      Pues hola y bienvenido.

      El consejo para todo el que comienza es hacerlo con unos prismáticos. Podrás ver muchos objetos lejanos con un instrumento que es bastante económico, y que si descubres que lo de pasar la noche al raso no es lo tuyo, podrás dedicar a otros menesteres.

      Si te decides por unos prismáticos, unos de diseño “porro” son mejores para astronomía y más económicos que unos “mesa”. Para manejarlos a pulso no conviene pasar de 10 aumentos, y para que el peso no sea excesivo, de los 50 mm de apertura. De hecho, los prismáticos más populares entre los aficionados a la observación astronómica son los de 10×50 precisamente. Si está en tus posibles, compra unos buenos; incluso cuando tengas telescopio, seguirás utilizando los prismáticos muchas veces.

      En la elección del telescopio influyen muchos factores que intentaré repasar a continuación:

      En primer lugar, el lugar de observación. Aunque soy enemigo jurado de los sistemas GoTo de búsqueda automática, debo reconocer que si observas desde ciudad o lugar de cielos poco oscuros, es más que recomendable contar con él. Sin embargo, si gustas de salir al campo puedes ahorrarte el invento, aprenderás de veras a reconocer y orientarte por el cielo, y ahorrarás un dinero que podrás invertir en otra cosa.

      Si sales a observar fuera de casa, y también dependiendo del espacio de almacenamiento que dispongas en esta, te condicionará el tamaño y peso del equipo. Si sales a observar al campo tu solo en tu coche, puedes tener un dobson como el que utilizo yo e incluso mayor, pero si vas con la familia en el coche a pasar el fin de semana, es otro tipo de equipo el que te conviene.

      Si pretendes hacer fotografías, cosa que no recomiendo a nadie que esté comenzando en esta afición, necesitarás una montura ecuatorial, si no, no es imprescindible y de nuevo gana el dobson.

      El tipo de telescopio depende del tipo de objetos que quieras ver. Si te apetece hacer Luna, planetas y estrellas dobles, que por cierto es de lo poco que merece la pena hacer desde ciudad, necesitarás una focal larga, siendo lo más recomendable un telescopio refractor.

      Si lo que te apetece es disfrutar de objetos remotos, perseguir galaxias y nebulosas sobre un cielo oscuro, lo importante es tener mucha abertura, y en ese caso un newton es una buena elección.

      Los catadióptricos tipo Cassegrain son una buena solución de compromiso, tienen una focal larga y bastante apertura, y además son muy compactos a la hora de guardarlos. No son tan luminosos como un newton, ni dan imágenes tan nítidas como un refractor, pero son una solución aceptable. Personalmente a mi no me gusta el sistema de enfoque que tienen, aunque se puede cambiar.

      Sobre lo que la gente no suele preguntar y es tan importante como el telescopio, son los oculares. Ponerle a un buen telescopio un mal ocular, como suelen ser los que te dan con él, es desperdiciar mucha de su capacidad, sin embargo, ponerle un buen ocular a un telescopio “normalito” lo mejora mucho. Tenlo en cuenta a la hora de hacerte un presupuesto.

      En fin, como ya he dicho, lo de los telescopios es como lo de los equipos de fútbol, el tuyo es el mejor y los demás son malísimos. Mi opinión, evidentemente, es que si tienes sitio para ello, te hagas con un dobson de 25 o 30 cm de diámetro. De cualquier manera, lo que recomiendo antes de tomar ninguna decisión es probarlo. Por todas partes hay agrupaciones astronómicas y clubes que organizan observaciones públicas y salidas en los que encontrarás a gente que estará encantada de dejarte mirar por su telescopio.

      Me ha quedado una respuesta como para haber hecho un artículo con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: